EL VICIO DE LA GALLINA

EL VICIO DE LA GALLINA
¡¡En septiembre arrancamos la IV Temporada!!

6 jun. 2016

53ºvicio: Afrolatiendo





ESCALETA 53º
Me llamaron Negra, Victoria Eugenia Santa Cruz
Yanke, Aiyekooto Afrobeat international
Entrevista Belinda y Alejandra Ntumutu (Afromurcia en movimiento)
Microracismos, revista Afroféminas
Good one, Marga Mbande
Li Mon Diplomatique
extracto Beloved, Toni Morrison
Black man in a white world, Michael Kiwanuka
La canción de Salomón, Toni Morrison
Rotundamente negra, Shirley Campbell Barr
Yaguikono, Nakany Kanté
African girl, Naomi Wachira
Directos del Gallinero: Swarupa
Spot the stick, Swarupa
Freedom, Swarupa
Still I rise, Maya Angelou
¿Qué queda?, Assata Shakur
Manifiesto Libertad Sidil Moctar
Declaraciones Aziz, miembro Sindicato Mantero Barcelona
Africa Diaye, Thais Diarra
Bloque Afro, ¿qué es?
Cierre con Swarupa












 
Angela Davis y Toni Morrison

AFROMURCIA EN MOVIMIENTO
https://www.facebook.com/Afromurcia-en-movimiento-896002420410950/
https://twitter.com/hashtag/afromurcia

PROYECTO POTOPOTO


Twitter: @potopotoafro
https://afrofeminas.com/2016/04/10/proyecto-inclusivo-censurado/


 

 

#LibertadSidil

 https://www.facebook.com/SindicatoPopulardeVendedoresAmbulantes/posts/496354610567182
#‎libertad‬sidil #freedoomsidil #Liberersidil
    http://libertadsidil.org/

 

ME GRITARON NEGRA. Victoria Eugenia Santa Cruz

Directora artística, actriz, profesora de universidad y activista afroperuana.
Fundó la compañía Teatro y Danzas Negras del Perú, con la que realizó presentaciones en los mejores teatros nacionales, así como en la televisión.
Fue nombrada directora del Centro de Arte Folclórico, hoy Escuela de Folclor. Directora de escena del Primer Festival de Arte Negro del Perú y directora del Conjunto Nacional de Folclore del Instituto Nacional de Cultura.

 


Toni Morrison

Primera mujer afroamericana en recibir el nobel de literatura en 1993. Licenciada en filología inglesa y más tarde en humanidades y profesora de universidad.
A su trabajo editorial se debe el descubrimiento de varios de los más representativos escritores de la joven literatura afroamericana de los Estados Unidos.
La grandeza de su narrativa estriba la lucidez y crudeza de sucesos de la vida que sencillamente ocurren (lo mismo si resultan trascendentes, maravillosos o miserables) sin asombro ni heroísmos.
Toni Morrison no es la primera escritora negra de Norteamérica, pero sin duda es la fundadora de una literatura escrita desde y para los afroamericanos, sin concesiones, traducciones ni alivios. Su narrativa es asimismo genuina y genéticamente femenina.
Toni Morrison. Beloved (fragmento)

" Soy Beloved y ella es mía. Sethe es la que recogía flores, flores amarillas en el lugar anterior al encogimiento. Las separaba de sus hojas verdes. Ahora están en la colcha donde dormimos. Estaba a punto de sonreírme cuando llegaron los hombres sin piel y nos llevaron a la luz del sol con los muertos y empujaron a éstos al mar. Sethe entró en el mar. Entró. No la empujaron. Entró. Se estaba preparando para sonreírme y cuando vio a los muertos empujados al mar también entró y me dejó allí sin rostro y sin ella. Sethe es el rostro que encontré y perdí en el agua bajo el puente. Cuando entré, vi su rostro acercándose a mí y también era mi rostro. Quise unirnos. Intenté unirnos pero ella emergió del agua entre fragmentos de luz. Volví a perderla, pero encontré la casa que me había susurrado y allí estaba, por fin sonriente. Eso es bueno, pero no puedo volver a perderla. Lo único que quiero es saber por qué se internó en el agua en el lugar donde estábamos encogidos. ¿Por qué hizo eso justo cuando estaba a punto de sonreírme? Yo quise unirme a ella en el mar pero no podía moverme, quise ayudarla cuando recogía flores, pero las nubes de uno de los disparos me enceguecieron y la perdí. Tres veces la perdí: una con las flores debido a las nubes de humo alborotadoras, una cuando se metió en el mar en lugar de sonreírme, una bajo el puente cuando quise unirme a ella y ella vino a mí pero no me sonreía. Me susurró, me masticó y se alejó nadando. Ahora la he encontrado en esta casa. Me sonríe y es mi propio rostro sonriendo. No volveré a perderla. Es mía.
Dime la verdad. ¿No has venido del más allá?
Sí. Estaba en el más allá.
¿Has vuelto por mí?
Sí.
¿Me recuerdas?
Sí. Te recuerdo.
¿Nunca me olvidaste?
Tu rostro es el mío.
¿Me perdonas? ¿Te quedarás? Ahora estás a salvo aquí.
¿Dónde están los hombres sin piel?
Afuera. Lejos.
¿Pueden entrar aquí?
No. Lo intentaron aquella vez, pero yo lo impedí. Jamás volverán. Uno de ellos estaba en la misma casa que yo. Me hizo daño.
No pueden volver a hacernos daño.
¿Dónde están tus pendientes?
Me los quitaron.
¿Los hombres sin piel se los llevaron?
Sí.
Iba a ayudarte pero las nubes se interpusieron.
Aquí no hay nubes.
Si te ponen un círculo de hierro alrededor del cuello, lo arrancaré a mordiscos.
Beloved.
Te haré un canasto redondo.
Has vuelto. Has vuelto.
¿Me sonreiremos?
¿No ves que estoy sonriendo?
Amo tu rostro. "

Ojos azules (1970)

Aquellas niñas estaban por todas partes. Dormían seis en la misma cama, mezclados los orines de todas, incontenidos durante la noche, mientras cada una de ellas soñaba su propio sueño de caramelos y patatas chips. Durante los largos y calurosos días deambulaban ociosas, arrancando el yeso de las paredes y escarbando la tierra con palos. Se sentaban en hilera en las aceras de las calles, se aglomeraban en los bancos de la iglesia quitándoles espacio a los primorosos y pulcros niños de color; hacían payasadas en los campos de juego, rompían cosas en las tiendas de baratillo, corrían delante de ti en la calle, resbalaban sobre el hielo invernal de las aceras en pendiente. Las chicas crecían sin saber nada de fajas ni corsés, y los chicos anunciaban su virilidad poniéndose las gorras con la visera hacia atrás. Donde ellas vivían no crecía la hierba. Morían las flores. Se cerraban las persianas. Donde ellas vivían proliferaban las latas vacías y los neumáticos viejos. Se nutrían de frijoles fríos y refrescos de naranja. Revoloteaban como moscas y como moscas se posaban. Y aquella se había posado en su casa. Por encima del lomo del gato la estaba mirando.
- Vete - le dijo con la misma voz tranquila -.
Perversa zorrita negra. Vete enseguida de mi casa."

La canción de Salomón (1977)

..."Las mujeres estamos todas locas, ya lo sabes, y las madres más que ninguna. Ya sabes como son las madres, ¿verdad?, Tú tienes una, seguro que sí. Por eso entiendes lo que te digo. Cuando alguien quiere hacer daño a sus hijos, las madres se ponen muy nerviosas. La primera vez que sufrí en mi vida fue el día que me di cuenta de que a un niño (un niño muy pequeñito) no le gustaba mi hija. Me puse tan furiosa que no supe que hacer. Las mujeres hacemos lo que podemos, pero no tenemos la fuerza que tenéis vosotros los hombres. Por eso nos da mucha pena que un hombre hecho y derecho se ponga a pegar a una de nosotras. ¿Entiendes lo que te digo? No me gustaría nada sacarte ahora este cuchillo y que tú volvieras a maltratar a mi hija. Porque de una cosa estoy segura. Haya hecho lo que haya hecho, se ha portado bien contigo. Pero, por otra parte, no querría hundirte en el corazón este cuchillo y que tú mamá sintiera lo que estoy sintiendo yo. Te confieso que no sé qué hacer. Quizá tú puedas ayudarme. Dime, ¿qué debo hacer?"....

Maya Angelou.

Maya Angelou nació el 4 de abril de 1928 en Saint Louis, Missouri, Estados Unidos, con el nombre de Marguerite Johnson. Es una de las más grandes voces de la literatura contemporánea. Autora, poeta, historiadora, educadora, novelista, cantante, actriz, y activista civil por los derechos humanos.

 

 

 

 

 "Still I Rise" (Y aún así me levanto)

“Tú puedes escribirme en la historia
con tus amargas, torcidas mentiras,
puedes aventarme al fango
y aún así, como el polvo… me levanto.
¿Mi descaro te molesta?
¿Porqué estás ahí quieto, apesadumbrado?
Porque camino
como si fuera dueña de pozos petroleros
bombeando en la sala de mi casa…
Como lunas y como soles,
con la certeza de las mareas,
como las esperanzas brincando alto,
así… yo me levanto.
¿Me quieres ver destrozada?
cabeza agachada y ojos bajos,
hombros caídos como lágrimas,
debilitados por mi llanto desconsolado.
¿Mi arrogancia te ofende?
No lo tomes tan a pecho,
Porque yo río como si tuviera minas de oro
excavándose en el mismo patio de mi casa.
Puedes dispararme con tus palabras,
puedes herirme con tus ojos,
puedes matarme con tu odio,
y aún así, como el aire, me levanto.
¿Mi sensualidad te molesta?
¿Surge como una sorpresa
que yo baile como si tuviera diamantes
ahí, donde se encuentran mis muslos?
De las barracas de vergüenza de la historia
yo me levanto
desde el pasado enraizado en dolor
yo me levanto
soy un negro océano, amplio e inquieto,
manando
me extiendo, sobre la marea,
dejando atrás noches de temor, de terror,
me levanto,
a un amanecer maravillosamente claro,
me levanto,
brindado los regalos legados por mis ancestros.
Yo soy el sueño y la esperanza del esclavo.
Me levanto.
Me levanto.
Me levanto.”


Audre Geraldine Lorde

Nació el 18 de Febrero de 1934 en Harlem Nueva York. Murió el 17 de Noviembre de 1992 en Saint Croix. Fue una escritora y activista multifacetica. Su poesía fecunda y combativa también La ha posicionado como una intelectual de dimensión universal, con 18 libros publicados.
Fue un adalid en la lucha por la igualdad y la libertad de expresión.

MUJER

Sueño con un lugar entre tus pechos
para construir mi casa como un refugio
donde siembro
en tu cuerpo
una cosecha infinita
donde la roca más común
es piedra de la luna y ópalo ébano
que da leche a todos mis deseos
y tu noche cae sobre mí
como una lluvia que nutre.


GENERACIÓN II
Una chica negra
convirtiéndose
en la mujer
que su madre
deseaba
y por la cual rezaba
camina sola
y con miedo
de ambas iras.
(Audrey Geraldine Lorde)
EL PODER

La diferencia entre la poesía y la retórica
es estar
preparado para matarte
tú mismo
en vez que a tus hijos.

Estoy atrapada en un desierto hecho de heridas a bala
todavía abiertas
y un niño muerto arrastra su rostro negro y destrozado
más allá del horizonte donde acaban mis sueños
la sangre de sus mejillas y de sus hombros perforados
es el único líquido a kilómetros a lo redonda y mi estómago
se revuelve al imaginar el gusto que tendrá, mientras
mi boca dividida en dos labios resecos
sin tener una lealtad o una razón para ello ,
está sedienta de su sangre húmeda
mientras naufragan en la blancura del desierto
donde estoy perdida
sin imaginación ni magia posible
tratando de convertir todo este odio y esta destrucción en un poder
tratando de curar con besos a mi hijo agónico
pero, nadie, salvo el sol limpiará sus huesos con rapidez.

El policía que, en Queens, derribó con un disparo al chico de diez años
estaba a su lado, con sus zapatos bañados con la sangre de él
y una voz dijo: "Muere, pequeño hijo de puta" y
hay videos que prueban esto. En el juicio
el policía dijo que fue en defensa propia:
"No reparé en el tamaño ni en ninguna otra cosa
salvo en el color." Y
hay videos que prueban esto también.

Hoy día, ese hombre blanco, de treinta y siete años,
con trece de servicio
ha sido puesto libertad por once hombres blancos
que dijeron que estaban satisfechos
porque se había hecho justicia
y una mujer negra que dijo:
"Me convencieron". Esto es:
ellos arrastraron su cuerpo de mujer negra, de un metro veinticinco de estatura,
por sobre los carbones ardientes de cuatro siglos de aprobación del macho blanco
hasta que ella renunció al único poder real que alguna vez tuvo
y decoró con cemento su propia cuna
para construir allí un cementerio para nuestros hijos.

No he sido capaz de palpar la destrucción dentro de mí.
Pero a menos que aprenda a usar
la diferencia entre la poesía y la retórica
mi poder también se corromperá como molde envenenado,
se volverá flojo e inservible como un alambre suelto
y un día tomaré mi enchufe rabioso
y lo conectaré al lugar más cercano,
violaré a una mujer blanca de ochenta y cinco años
quien es a su vez madre de alguien
y mientras la golpeo hasta dejarla sin sentido y le prendo fuego a su cama
un coro griego estará cantando una canción con ritmo del vals:
"Pobrecita. Ella nunca hirió a un alma. ¡Qué bestias son los negros!".

"Poder" es un poema escrito acerca de Clifford Glover, un niño negro de diez años de edad, quien recibió un disparo de un policía. Posteriormente, el policía fue absuelto por un jurado donde uno de los miembros era una mujer negra".

Rotundamente negra. Shirley Campbell Barr

Escritora, poeta y antropóloga afrocostarricense.
Su poesía con temática negra, según cuenta la escritora, está dirigida a todos, para educar, para llegar al alma, para cambiar un poquito el mundo.
Escritora y Antropóloga Afrocostarricense y autora del famoso poema, Campbell Barr cuenta con varias colecciones de poesía y tiene publicados decenas de poesías y artículos en revistas, antologías y periódicos de diversos países. Sus trabajos han sido traducidos al Inglés, al Francés y al Portugués.
Activista del movimiento afrodescendiente en América Latina, viene participando en conferencias, talleres, lecturas de poesía difundiendo su trabajo así como contribuyendo en los procesos de movilización y concientización de las comunidades afrodescendientes.
En su trabajo, revela una gran preocupación por los niños, gran interés por asuntos de género y un gran orgullo por la cultura negra y su historia.




Assata Shakur,
La autobiografía de esta activista afroamericana, condenada a cárcel pese a lo contradictorio de las pruebas, recuerda cómo fueron los movimientos revolucionarios que lucharon contra la segregación racial, la guerra sucia del FBI contra ellos, y transmite la fuerza y ternura de este personaje extraordinario.

Tras los barrotes y las verjas
y la degradación,
¿qué queda?

Nos encierran adentro, nos encierran afuera,
nos encierran abajo,
y luego, ¿qué queda?

Quiero decir, tras las cadenas que se enredan
en el gris de cada mente,
cuando se atascan los barrotes
en el corazón de mujeres y hombres,
¿qué queda?

Tras las lágrimas y las decepciones,
tras el aislamiento solitario,
tras la muñeca llena de cortes y el peso de la soga,
¿qué queda?

O sea, es decir, tras los besos del comisario
y el blues del córrete-ya,
cuando al buscavidas le han buscado las vueltas,
¿qué queda?

Tras los esbirros y los matones
y el gas lacrimógeno
tras los carceleros y el calabozo,
tras las trolas
¿qué queda?

O sea, es decir cuando sabes que dios
no es de fiar,
cuando sabes que el loquero
es un camello,
que la palabra es un látigo
y la placa una bala,
¿qué queda?

Cuando sabes que los muertos
siguen caminando,
cuando sientes que el silencio
habla,
que dentro y fuera
son sólo una ilusión,
¿qué queda?

O sea, es decir, ¿dónde está el sol?
¿Dónde están sus brazos y
dónde sus besos?
Hay huellas de labios en mi almohada
sigo buscando.
¿Qué queda?

O sea, es decir, nada está quieto
y nada es abstracto.
El ala de una mariposa
no puede alzar el vuelo.
El pie sobre mi cuello
pertenece a un cuerpo.
La canción que canto
pertenece a un eco.
¿Qué queda?

Quiero decir, el amor es concreto.
¿Es mi mente una metralleta?
¿Es mi corazón una sierra?
¿Puede hacer real la libertad? ¡Claro!
¿Qué queda?

Estoy en la cima y al pie
de una bajar-quía.
Soy una amante de la tierra
desde siempre.
Amo
a los fracasados y la risa.
Amo
la libertad y a los niños.

El amor es mi espada
y la verdad mi brújula.
¿Qué queda?

No hay comentarios:

Publicar un comentario